El niño que demostró que se puede cambiar el mundo

Ryan Hreljac es un chico canadiense que cuando tenía 6 años se enteró en el colegio de la grave situación humanitaria que se vive en África. Aprendió que allí había millones de personas que no tenían acceso a algo tan indispensable como el agua potable, que había extensas zonas geográficas donde no se podía encontrar ni un triste pozo. Ryan entonces preguntó cuánto costaba construir un pozo en África y su profesora, sin tener mucha idea, le dijo que costaba 70 dólares. 

Facebook
El niño cuando llegó a casa fue directamente a pedirles a sus padres esa cantidad de dinero pero ellos le respondieron que no, que si quería el dinero tendría que ganárselo. De esta forma Ryan comenzó a hacer pequeñas tareas extras en casa y en cuatro meses consiguió el dinero. Pero cuando fue a la ONG que promovía la construcción de estos pozos le dijeron que realmente el coste era de 2.000 dólares. En vez de desmoralizarse, el pequeño decidió involucrar a su hermana y amigos para, entre todos, conseguir esa cantidad. Y vaya si lo consiguió...

En 2001 Ryan creó la Fundación Pozos de Ryan, organización que se dedica no sólo a recaudar dinero para proyectos de saneamiento y agua potable por todo el mundo, sino también a educar y motivar a los más jóvenes a marcar la diferencia

Una década más tarde, la fundación de Ryan ha ayudado a construir alrededor de 720 pozos y 910 letrinas en 6 países diferentes, ayudando a alrededor de 760.500 personas a tener acceso al agua potable y segura.

Todos podemos ayudar a crear un cambio positivo en el mundo, ¡imitemos a Ryan!

No hay comentarios:

Publicar un comentario