Un pequeño gesto de bondad

"De vuelta a casa ayer en el tren Q este joven chico afroamericano echa una cabezada en el hombro de un hombre judío. El hombre no mueve un músculo, simplemente le deja estar ahí.

Después de un minuto le pregunté al hombre si quería que despertase al chico, pero él negó con la cabeza y respondió, "Debe que haber tenido un largo día, déjale dormir. Todos hemos pasado por eso, ¿no?

Todavía estaba durmiendo profundamente cuando me bajé del tren 20 minutos más tarde.

Fue un pequeño gesto, pero uno de bondad. ¡Amo a los neoyorquinos!

Qué fantástico recordatorio de que cada momento es una oportunidad para hacer algo bueno por otra persona. Y no sólo eso, sino inspirar a los demás con nuestras pequeñas pero poderosas acciones."

Fuente: Facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario